Posts con la categoríaMadrid Cultura

Picasso y Toulouse Lautrec, cara a cara

Por | 3 octubre, 2017 | 0 comentarios

No se conocieron personalmente. Picasso llegó a París con 19 años cuando el pintor francés tenía 35 y apenas le quedaba un año de vida. De pequeña estatura, bordeando casi el enanismo, Henri de Toulouse Lautrec era ya una figura reconocida cuando el joven pintor malagueño llegó a la capital del arte. Por tanto y por desgracia, la relación de influencia artística no fue recíproca, y sólo el autor del ‘Guernica’ se embebería de esos dibujos rápidos, ágiles, atrevidos, cargados de personalidad y del ambiente nocturno del París más canalla. Pensemos, sin ir más lejos, en ‘Las señoritas de la calle Avinyó’, que sin el influjo del francés quizá no hubiera sido posible, o habría sido distinta.

Pero la exposición ‘Picasso/Lautrec’, que se puede ver del 17 de octubre al 21 de enero en el Museo Thyssen-Bornemisza, va más allá. Así, rastrea la pervivencia de la huella de Toulouse Lautrec en Picasso a lo largo de toda su trayectoria, incluyendo también su etapa final. Comisariada por quien fuera uno de los directores del Museo del Prado y uno de los historiadores del Arte más reputados de España, Francisco Calvo Serraller, junto con la jefa de conservación del Thyssen, Paloma Alarcó, la exposición es una excusa fantástica para asistir al diálogo entre ambos genios. O, más que diálogo, escucha; la de un Picasso que aún andaba necesitado de maestros para más tarde volar solo, y de qué manera. Entrada general, 12 euros. Reducida, 8. Más información, aquí.

Y porque no hay dos sin tres, un colofón recomendable para una jornada artística es la visita a la exposición de Zuloaga. A pocos minutos a pie del Thyssen, en la Fundación Mapfre se expone ‘Zuloaga en el París de la Belle Époque. 1889-1914’, hasta el 7 de enero. Testigo de esas vanguardias, Zuloaga, como Sorolla, siguió transitando camino más convencionales, pero no por ello de menos hondura. En unos cuadros que hacen pensar también en Gustavo de Maeztu, la obra de Zuloaga, que gozó de un enorme éxito internacional  en vida, nos remite a la España más esencial.

Precursores

Página siguiente»

Cuarenta años mirando a la cámara

Por | 12 septiembre, 2017 | 0 comentarios

La Fundación Mapfre nos regala la mayor retrospectiva dedicada hasta la fecha a Nicholas Nixon (Detroit, 1947), con nada menos que 200 fotografías. La muestra incluye sus primeros trabajos de los años setenta, con las primeras vistas de ciudades, y otras obras reconocidas como la serie de ‘Las hermanas Brown’.

Desde el 14 de septiembre al 7 de enero próximo, el espectador podrá admirar su destreza en el arte del retrato, género que practica de manera obsesiva. Como en el caso de la citada serie de las hermanas, donde muestra el paso por la vida de cuatro féminas durante cuarenta años. En el experimento, en el que participaron su mujer y las hermanas de ésta, se repite un mismo patrón: el mismo orden de colocación y mirar siempre al objetivo.

Entrada general 3 euros.

Ya en octubre, a partir del 5, la Fundación Canal ha programado otra exposición tan o más estimulante si cabe: ‘Magnum: hojas de contacto’. Con ese término, hojas de contacto, se conoce a la primera impresión de los negativos, que aportan una interesante información para los editores gráficos. Son unos elementos de trabajo que no se suelen exponer y que además revelan el proceso creativo de los fotógrafos. Ahí reside el valor de esta exposición, al conocer la intrahistoria de cada foto, muchas de ellas icónicas de la historia del fotoperiodismo reciente, y firmadas por nombres tan prestigiosos como Robert Capa, Cartier-Bresson o Cristina García Rodero.

Entrada libre en la sede de Mateo Inurria (no confundir con la sala del Canal de Isabel II, de Santa Engracia).

Y en una temática más ligera, ‘De la cabeza a los pies. Portadas de moda (Madrid, 1925-1926)’, nos ofrece un surtido de portadas y fotografías de los años veinte, época que contribuyó a crear un nuevo estilo de mujer, más liberada y sofisticada. En el Centro Conde Duque, con entrada gratuita.

 Juventud efímera

Página siguiente»

Escapadas de un día: tómate un respiro de Madrid

Por | 11 agosto, 2017 | 0 comentarios

De acuerdo, llevas unos días en la capital de España. Ya has estado en la Puerta del Sol, en la plaza Mayor, te has visto el Prado y el Reina Sofía con sus consiguientes palizones y te has comido el bocadillo de calamares de rigor. Quizá hayas ido a algún musical en la Gran Vía. Estás disfrutando de tu estancia, eso es innegable, pero la gran ciudad también puede llegar a ser estresante y está llena de turistas como tú. Quizá no sea mala opción hacer alguna escapada. Aquí tienes algunas sugerencias, todas ellas a menos de una hora de viaje.

Aranjuez: El Tajo serpentea por Castilla y hace parada en una localidad que fue escenario de incontables veraneos de la realeza. Hoy sus jardines y palacios dan testimonio de ese espléndido pasado. Además de las fresas y las ancas de rana, su huerta histórica se considera patrimonio de la humanidad. Y no es una exageración, lo dice la UNESCO. Lo mejor es ir en tren.

Toledo: Otra ciudad agraciada por el Tajo. Aunque sus empinadas cuestas son un verdadero reto, y el sol castiga bastante durante los meses de verano, visitar la ciudad del Greco y descubrir los vestigios de las tres religiones que allí convivieron (judíos, musulmanes y cristianos), bien merece una excursión.

San Lorenzo de El Escorial: Desde aquí Felipe II gobernaba el mundo. Basta con ver el imponente monasterio que acogía su corte para formarse una idea del poderío y el tronío que tuvo esta localidad en el siglo XVI. Este es el lugar que acoge el descanso eterno de los reyes de España, así como la puerta del Infierno, según cuentan las leyendas.  ¿Casualidad? Eso tendrás que decidirlo tú.

Chinchón: Famoso por su traicionero anís, este pueblo en las afueras de Madrid, concretamente a cuarenta y cuatro kilómetros, tiene una de las plazas más bonitas de España. Además en estos meses celebra sus “Noches de verano”, con ciclos de teatro, música clásica y ópera.

 

El monasterio impulsado por Felipe II

Página siguiente»

Sorolla, Lázaro Galdiano y otros museos madrileños donde sentirse como en casa

Por | 14 julio, 2017 | 0 comentarios

El Museo del Prado, el Reina Sofía o el Thyssen-Bornemisza son pinacotecas que han puesto a Madrid a la cabeza de las capitales culturales europeas. Sin embargo, su oferta museística no se circunscribe a los pesos pesados, sino que también hay pequeñas joyas por descubrir. Hablamos de esas casas museo que, además de contener obras de arte, nos muestran el contexto vital del artista o de quienes pudieron rodearse de sus obras. Pasear por los jardines que inspiraron a Sorolla o contemplar la ingente cantidad de pinturas, esculturas y libros que el coleccionista navarro Lázaro Galdiano atesoró en Parque Florido, su palacete de Madrid, es un verdadero ejercicio de inmersión histórica.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha puesto las cosas fáciles para descubrir estos fascinantes museos por medio de su iniciativa “Cinco Museos, Otro Madrid”. Por el precio de un menú de tasca se puede visitar cinco museos de la capital a lo largo de diez días. Los centros y fundaciones acogidos al bono, puesto a la venta por 12 €, incluyen la Casa Museo Sorolla, el Museo Cerralbo, el Museo Lázaro Galdiano, el Museo del Romanticismo y el Museo Nacional de Artes Decorativas. El primero, alojado en la que fuera residencia del pintor que mejor retrató la luz mediterránea, acoge su mayor colección de obras. Los demás son palacetes y edificios pertenecientes a aristócratas como los marqueses de Cerralbo y de la Vega-Inclán o el antedicho Lázaro Galdiano que donaron sus copiosas colecciones de arte al Estado, para disfrute de los espectadores.

El abono puede adquirirse en las taquillas de cualquiera de estos museos e incluye otras promociones como la posibilidad de acceder a los cinco centros todos los sábados del año. Puedes mantenerte al corriente de esta y otras iniciativas en Twitter a través del hashtag #5Museos.

 

El arte en su intimidad

Página siguiente»

Descubre los secretos de Corea en Madrid

Por | 22 mayo, 2017 | 0 comentarios

Del 29 de mayo al 8 de julio se celebra en la capital el Festival de Cultura Coreana, que llega así a su sexta edición, desde que empezara su andadura en 2011, de la mano del Centro Cultural Coreano, que cumple a su vez seis añitos.

Con el objetivo de tender puentes entre España y Corea, a lo largo de estas semanas se celebrarán numerosas actividades con multitud de talleres, exposiciones, ciclos de cine, exposiciones y demás iniciativas culturales. Así, los cines Callao programarán películas como ‘El imperio de las sombras’ o ‘El extraño’, buenas muestras de la calidad del cine oriental.

El 19 de junio será un día para la música y la poesía, que fluirán conjuntamente con los recitales de Sang-soon Park y Su-myeong Lee, que declamarán sus versos acompañados de la prestigiosa orquesta Laso, integrada por miembros de la Orquesta Sinfónica de RTVE.

Y si quieres que Corea te entre por los ojos, las 125 imágenes de la exposición de fotografía ‘Imaging Korea’ constituyen una buena muestra. Ambientes rurales, tradiciones, naturaleza y también el pulsante ritmo de sus populosas ciudades, como Seúl. Una exposición enmarcada dentro de PhotoEspaña que se puede ver hasta el 14 de agosto en la galería Han-ul, en el propio Centro Cultural Coreano (en paseo de la Castellana, 15).

Un buen puñado de actividades que puedes consultar aquí, y que puedes completar con la visita a algunos de los restaurantes coreanos que hay repartidos por Madrid y que te ayudarán a conocer esta cultura desde el paladar. Uno de los más afamados es Maru, en la céntrica  calle Reina, 37, donde podrás cocinar tú mismo, en las mesas que incluyen barbacoa, sus jugosas carnes y pescados.

Otro de los clásicos, en plena calle Atocha 94, es Han Gang, con todo el sabor de lo auténtico. Podrás probar el clásico kimchi, esa col macerada en pimentón, fresca, picante, adictiva y otros platos típicos que puedes degustar por un precio total de unos 20 euros. A pesar de que el local es algo anodino, la presencia habitual de coreanos es el mejor indicador de su calidad.

Corea

 

Página siguiente»