Posts con la categoríaMadrid Cultura

Sorolla, Lázaro Galdiano y otros museos madrileños donde sentirse como en casa

Por | 14 julio, 2017 | 0 comentarios

El Museo del Prado, el Reina Sofía o el Thyssen-Bornemisza son pinacotecas que han puesto a Madrid a la cabeza de las capitales culturales europeas. Sin embargo, su oferta museística no se circunscribe a los pesos pesados, sino que también hay pequeñas joyas por descubrir. Hablamos de esas casas museo que, además de contener obras de arte, nos muestran el contexto vital del artista o de quienes pudieron rodearse de sus obras. Pasear por los jardines que inspiraron a Sorolla o contemplar la ingente cantidad de pinturas, esculturas y libros que el coleccionista navarro Lázaro Galdiano atesoró en Parque Florido, su palacete de Madrid, es un verdadero ejercicio de inmersión histórica.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha puesto las cosas fáciles para descubrir estos fascinantes museos por medio de su iniciativa “Cinco Museos, Otro Madrid”. Por el precio de un menú de tasca se puede visitar cinco museos de la capital a lo largo de diez días. Los centros y fundaciones acogidos al bono, puesto a la venta por 12 €, incluyen la Casa Museo Sorolla, el Museo Cerralbo, el Museo Lázaro Galdiano, el Museo del Romanticismo y el Museo Nacional de Artes Decorativas. El primero, alojado en la que fuera residencia del pintor que mejor retrató la luz mediterránea, acoge su mayor colección de obras. Los demás son palacetes y edificios pertenecientes a aristócratas como los marqueses de Cerralbo y de la Vega-Inclán o el antedicho Lázaro Galdiano que donaron sus copiosas colecciones de arte al Estado, para disfrute de los espectadores.

El abono puede adquirirse en las taquillas de cualquiera de estos museos e incluye otras promociones como la posibilidad de acceder a los cinco centros todos los sábados del año. Puedes mantenerte al corriente de esta y otras iniciativas en Twitter a través del hashtag #5Museos.

 

El arte en su intimidad

Página siguiente»

Descubre los secretos de Corea en Madrid

Por | 22 mayo, 2017 | 0 comentarios

Del 29 de mayo al 8 de julio se celebra en la capital el Festival de Cultura Coreana, que llega así a su sexta edición, desde que empezara su andadura en 2011, de la mano del Centro Cultural Coreano, que cumple a su vez seis añitos.

Con el objetivo de tender puentes entre España y Corea, a lo largo de estas semanas se celebrarán numerosas actividades con multitud de talleres, exposiciones, ciclos de cine, exposiciones y demás iniciativas culturales. Así, los cines Callao programarán películas como ‘El imperio de las sombras’ o ‘El extraño’, buenas muestras de la calidad del cine oriental.

El 19 de junio será un día para la música y la poesía, que fluirán conjuntamente con los recitales de Sang-soon Park y Su-myeong Lee, que declamarán sus versos acompañados de la prestigiosa orquesta Laso, integrada por miembros de la Orquesta Sinfónica de RTVE.

Y si quieres que Corea te entre por los ojos, las 125 imágenes de la exposición de fotografía ‘Imaging Korea’ constituyen una buena muestra. Ambientes rurales, tradiciones, naturaleza y también el pulsante ritmo de sus populosas ciudades, como Seúl. Una exposición enmarcada dentro de PhotoEspaña que se puede ver hasta el 14 de agosto en la galería Han-ul, en el propio Centro Cultural Coreano (en paseo de la Castellana, 15).

Un buen puñado de actividades que puedes consultar aquí, y que puedes completar con la visita a algunos de los restaurantes coreanos que hay repartidos por Madrid y que te ayudarán a conocer esta cultura desde el paladar. Uno de los más afamados es Maru, en la céntrica  calle Reina, 37, donde podrás cocinar tú mismo, en las mesas que incluyen barbacoa, sus jugosas carnes y pescados.

Otro de los clásicos, en plena calle Atocha 94, es Han Gang, con todo el sabor de lo auténtico. Podrás probar el clásico kimchi, esa col macerada en pimentón, fresca, picante, adictiva y otros platos típicos que puedes degustar por un precio total de unos 20 euros. A pesar de que el local es algo anodino, la presencia habitual de coreanos es el mejor indicador de su calidad.

Corea

 

Página siguiente»

Madrid vibra por San Isidro

Por | 24 abril, 2017 | 0 comentarios

Vale, no son los Sanfermines ni las Fallas, pero las fiestas de San Isidro tienen su puntito. Especial encanto tiene la romería del 15 de mayo, cada más masificada eso sí, que culmina con la bebida de las aguas de las aguas del santo, que emanan de un manantial anexo a la ermita de San Isidro. La pradera de san Isidro, inmortalizada por Goya en uno de sus cuadros más famosos, se convierte en el epicentro de esta celebración, con un recinto que acoge las fiestas y donde pasean castizos y chulapos y curiosos y amigos de Madrid en general.

Además de ese elemento central de las fiestas, la ciudad programa un buen número de actividades, concentradas este año entre el 12 y el 15 de mayo, así como la feria taurina, con Las Ventas en todo su esplendor y una programación más dilatada en el tiempo. Si eres aficionado, puedes disfrutar de unos festejos que comienzan a las siete de la tarde en un amplio calendario (del 11 de mayo al 11 de junio). Entre los días más señalados, el 19 de mayo, día elegido para la mítica  Corrida de la Prensa, con los afamados diestros Sebastián Castella, Alejandro Talavante y Javier Jiménez.

Pero volviendo, a los festejos generales, no dejes de consultar el programa oficial completo. Encontrarás planes como la Feria de la Cacharrería, una exposición de artesanía donde podrás ver y adquirir piezas de la mejor cerámica tradicional española. O el concierto de Martirio previsto para el 12 de mayo, a las 22h, en plena plaza Mayor y gratuito. O la mítica actuación de Kiko Veneno, como casi cada año, que tocará el día 12, a las 00h, en el parque de San Isidro. Y, cómo no, Las Vistillas. Pasado el viaducto, desde la calle Bailén, es uno de los epicentros de la fiesta, con actuaciones como las de Dengue Dengue Dengue, con su dinámico espectáculo audiovisual y de Dj’s con toque tropical. El viernes 12, a las 22h30.

Alegría madrileña

 

Página siguiente»

¿Te gusta la fotografía?

Por | 17 marzo, 2017 | 0 comentarios

Si la respuesta es afirmativa, apunta alguna de estas propuestas. Como ‘Cámara y modelo’, con fotografías de maquetas de arquitectura en España, desde los años 1925 al 1970, probablemente la época más ‘dura’ de la construcción, y también la que más influyó en nuestro paisaje urbano. Hasta el 14 de mayo y en el Museo ICO, la muestra supone un puente entre fotografía y arquitectura, ya que grandes obras como las Torres Blancas, de Sainz de Olza, aparecen bajo el foco de maestros de la imagen como Català-Roca, Paco Gómez o Masats. A dos pasos del Museo Thyssen, el Museo ICO es un espacio algo desconocido pero que merece la pena. Domingo y festivos abren de 10 a 14h, el resto, horario diurno. Lunes cerrado.

En la Fundación Mapfre, en la sede dedicada a la fotografía (Bárbara de Braganza, 13), tienes ocasión de contemplar el trabajo de Lewis Baltz, en la primera exposición que se realiza del autor en España y la primera retrospectiva internacional tras su muerte, ocurrida en 2014. De él se dijo que creó una nueva imagen de la fotografía estadounidense, atento a aquellos lugares en sombra, los polígonos industriales, los arrabales, las casas en construcción, las urbanizaciones asépticas… No es una exposición fácil ni complaciente al ojo, pero hay magnetismo en esa sobriedad, por no decir desolación, de muchos de sus paisajes. Hasta el 4 de junio, con entrada a 3 euros, y los lunes gratis (sólo de 14 a 20h).

Y hasta el 16 de abril, en el Centro Conde Duque, podrás disfrutar de esa poesía visual que lleva a cabo Chema Madoz, más artista conceptual que fotógrafo, pero fotógrafo al fin y al cabo. Bajo el título ‘El viajero inmóvil’, el artista madrileño ofrece 34 imágenes inéditas de lo que es su particular visión de Asturias, siempre con su enfoque original, inverosímil y genial.

Lewis Baltz

 

Página siguiente»

Piérdete en los laberintos de Escher

Por | 6 febrero, 2017 | 0 comentarios

El continente puede ser tan importante como el contenido. Lo saben los organizadores de ‘Escher’, la exposición que se puede ver en el fastuoso Palacio de Gaviria, en la céntrica calle del Arenal, 9.

Espacios imposibles, estancias que se vuelven sobre sí mismas, escaleras que se funden en otras escaleras y mundos oníricos en uno de los artistas, Maurits Cornelis Escher (Países Bajos, 1898-1972), que más ha influido en el mundo de la creación plástica.

Desde el 2 de febrero y hasta el 25 de junio, tras su paso por Roma y Milán, se pueden admirar obras como ‘Mano con esfera reflectante’, ‘Relatividad (o Casa de Escaleras)’ o ‘Belvedere’, hasta un total de 200 trabajos del artista holandés, considerado surrealista para unos, Escher, simplemente, para otros. Las obras se acompañan de experimentos científicos, áreas de juegos y otras actividades para que los visitantes más jóvenes puedan acercarse más estrechamente a estos universos, aparentemente irreconciliables que, sin embargo, esconden una misteriosa lógica interna.

Al poderoso magnetismo de los dibujos de Escher se suma el marco, el Palacio de Gaviria, construido a mediados del siglo XIX, llevaba unos cinco años en desuso, tras su cese de actividad  como discoteca (muy apreciada por los Erasmus). Actualmente, ha abierto sus puertas como centro de exposiciones, algo digno de celebrar, pues su interior, entre rococó y fantasmagórico, con su escalera balaustrada y frescos de Joaquín Espalter y Rull, lo convierte en un espacio propicio para la contemplación de obras de arte. Puedes comprar en internet las entradas, con un precio general de 12 euros.

Se inauguró en 1851 por la reina Isabel II y durante el siglo XIX fue sede de animadas fiestas que se podían observar desde los balcones del salón que dan a la calle Arenal.

Después de la exposición, date una vuelta por los alrededores del Teatro Real y relájate en lugares con encanto como el café del Real, en la misma plaza de Isabel II, o dándote un paseo por la plaza de Oriente. Vendrá bien después de esa inmersión en el intricando mundo escheriano.

Escher, siempre especular

Página siguiente»