El corazón de Madrid: la Plaza Mayor

Por | 19 junio, 2012 | 0 comentarios

Es el espejo de la vida en la ciudad bañaba por el Manzanares. Más que un símbolo, más que un icono, más que un lugar turístico, la Plaza Mayor de Madrid es el epicentro de la gran ciudad, el termómetro de su latir y su palpitar.

Como centro neurálgico de la gran metrópolis, es una torre de Babel cuadrada, un lugar multicultural y abierto, donde se dan cita ciudadanos de todo el mundo, llegados desde los más recónditos países.

El ágora acoge siempre espectáculos y artistas callejeros de todo tipo: mimos, payasos, músicos, pintores, retratistas…así como a vendedores de los más diversos productos.

Además, la Plaza Mayor madrileña también es el marco ideal para diferentes eventos y exposiciones. En ella se han realizado muestras de coches, motos, firmas comerciales, libros, etc.

Si hay una cualidad que destaca por enciumla Plaza Mayor de Madrid por su perfecta armonía. Esa es la virtud que quiso destacar sobremanera Juan Gómez de Mora, el arquitecto encargado de acabar las obras de su construcción en 1969.

Por ese motivo las dimensiones de este ágora, uno de los más bellos de España y también una de las más hermosas de todo el mundo, son muy proporcionadas. Mide 129 metros de largo y tiene 94 metros de ancho.

Con pórticos en sus cuatro caras, la rodean edificios de tres plantas de altura con un total de 237 balcones que miran al epicentro de la misma, lugar donde se alza, orgullosa, la estatua ecuestre de Felipe III.

La más famosa de las nueve puertas de acceso a la Plaza Mayor de Madrid es el Arco de Cuchilleros, situada en la esquina suroeste del recinto. Es obra de Juan de Villanueva y daba acceso a la vía del gremio de los cuchilleros, que daba servicio a las decenas de carniceros instalados bajo los arcos de la plaza.

 

Categorías: Madrid antiguo

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*