La belleza imperfecta de la Puerta de Alcalá

Por | 13 junio, 2013 | 0 comentarios

Según los expertos los diamantes más valiosos son aquellos que presentan imperfecciones. Exactamente lo mismo ocurre con algunas monedas acuñadas, que hoy se cotizan al alza.

Y si esa imperfección se da en un monumento, su belleza se sublima. Es lo que le sucede al mayor icono representativo de Madrid: la Puerta de Alcalá.

La Puerta de Alcalá se construyó en 1778 y fue una de las cinco puertas reales con las que contaba la ciudad de Madrid. Servía como arco de bienvenida y vía de acceso a los visitantes que llegaban de lugares como Cataluña, Aragón o Francia.

Su originalidad e importancia estriba en que fue el primer arco del triunfo que se construyó en Europa tras la caída del Imperio Romano. Más tarde llegaron otros, de fama internacional también, como la Puerta de Brademburgo en Berlín o el Arco del Triunfo en París.

Este monumento presenta un rasgo diferencial con los otras construcciones europeas: resulta diferente según el lado desde el que se contemple, ya que es asimétrico.

La anécdota es histórica y viene detallada en algunos de los libros de arte más prestigiosos del mundo. Esta asimetría además se debe a un despiste, no fue buscada inicialmente, según los historiadores.

Su construcción fue un encargo del monarca Carlos III para conmemorar su llegada a Madrid como rey. El rey saca a concurso su construcción para decidir quien será el encargado de realizar la obra. Se presentan únicamente tres candidatos de renombre: José de Hermosilla, Ventura Rodríguez y Francisco Sabatini.

Sabatini se alza con la victoria por la originalidad de su propuesta y manda varios proyectos al rey. Pero el monarca se equivoca, se confunde y da el visto bueno a dos bocetos diferentes sin darse cuenta.

Entonces Sabatini, diplomáticamente, fusiona los dos proyectos, lo que explica que la Puerta de Alcalá presente dos caras distintas. La principal diferencia es que en uno de los lados cuenta con diez semicolumnas de estilo jónico mientras que por el otro solo hay dos columnas con pilastras.

Categorías: Guías Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*