Las casas de malicia del Barrio de las Letras

Por | 8 julio, 2013 | 0 comentarios

Observar es aprender. Y abrir bien los ojos por los barrios históricos de Madrid es culturizarse sin querer.

En el Barrio de las Letras de la capital de España proliferan las viviendas antiguas con pequeños ventanales, que llaman la atención por sus escasas dimensiones.

Estos vanos tienen una explicación. Se trata de una costumbre de pícaros que se dio en la ciudad durante cerca de 300 años, en concreto entre los siglos XVI y XVIII. Esta arquitectura peculiar, única y tramposa tenía incluso su nombre o apodo: las casas de malicia.

Hay que mirar atrás para comprender el significado de estas construcciones. En 1561 cambia el destino de Madrid para siempre ya que Felipe II decide trasladar toda su Corte a Madrid.

Esta circunstancia implicaba un importante aumento de la población. Pero como la ciudad no estaba preparada para este salto cuantitativo, es decir, para alojar a tanta gente el monarca decidió aplicar la Regalía de Aposento, una ley según la cual las casas de más de una planta debían de ceder una a la Corte, para alojar a los funcionarios del Rey.

Como la Regalía de Aposento sólo se aplicaba en las viviendas de fácil partición los madrileños se las ingeniaron para ocultar a la vista, desde el exterior, la existencia de otros pisos. Algunos levantaron tejados muy inclinados que dieran lugar a buhardillas secretas, hasta crear plantas intermedias, que no pudiesen ser consideradas como tales, construir debajo de la planta principal.

Uno de los trucos más socorridos fue colocar las ventanas a diferentes alturas, desordenadas, de tal forma que no se supiese que realmente correspondían a dos pisos diferentes.

Categorías: Guías Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*