El discreto encanto de la merienda

Por | 11 abril, 2016 | 0 comentarios

La primavera trae el estallido floral pero también el de las terrazas, que invaden todos los rincones de las calles para convertir al peatón en cliente. Pero hay que defender los espacios interiores, con el encanto de la decoración, la conversación tranquila, no todo va a ser terracear.

Anímate a recuperar esa tradición algo olvidada como la merienda, en locales como Crepes & Wafles, un local de reciente apertura en la calle Fuencarral, 105. Crepes dulces y salados, y un helado que prometen artesanal y sugerencias muy interesantes para un buen tentempié a media mañana, como los Huevos Alaska.

Pomme Sucre, en la calle Barquillo 49, es otra cafetería donde hacer una pausa por la tarde para disfrutar de un buen café con leche y un pastel de primera categoría. Como en la vecina Mamá Framboise, boulangeria/patîsserie al más puro estilo francés, más abarrotada que la anterior, aunque también te recomendamos probar suerte. La variedad de pasteles, el café con leche en taza enorme, como se toma en Francia y lo agradable del local compensan el gentío.

Y no hay estación para el chocolate a la taza. O si la hay: todas. Como el que ofrecen en Cacao Sampaka, muy cerquita de las dos anteriores cafeterías, en la calle Orellana 4. Prueba su chocolate azteca, con un simple cruasán, para alcanzar el cielo. Después, en la tienda, tienes a tu disposición un montón de surtidos chocolateros, ideales para un capricho o para un regalo distinto.

Y para esa merienda con toque salado que sirve de cena ligera, te recomendamos Diurno, en el cercano barrio de Chueca (c/ San Marcos, 37). Sándwiches, ensaladas, hamburguesas y tartas con merecida fama, como la de limón. Los entendidos dicen que es el café más agradable de Chueca, mejorado tras una última reforma. Ve y compruébalo.

Categorías: Madrid Gastronomía

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*