Nuevo Baztán o el espíritu de la Ilustración

Por | 21 febrero, 2015 | 0 comentarios

nuevo baztan

Es unas de las localidades madrileñas con mayor patrimonio histórico-artístico, pero sin embargo no es tan famosa como Aranjuez, Alcalá de Henares o San Lorenzo de El Escorial. Nos referimos a Nuevo Baztán, situado a 50 kilómetros de la capital, y nacida a principios del siglo XVIII como población para los obreros de una fábrica de vidrio que creó el político y escritor de origen navarro, Juan de Goyeneche.

Admirador del racionalismo francés, Goyeneche proporcionó este estilo de retícula ortogonal a la villa de nueva fundación, creando una peculiar estructura que desde entonces ha dado lugar a numerosos estudios. El urbanista Fernando Chueca diría de él que es un «ejemplo del urbanismo castizo».

Desde 1941, está declarado monumento histórico-artístico y desde 2000 tanto el Palacio de Goyeneche como la iglesia, dedicada al santo navarro Francisco Javier, está considerado bien de interés cultural. El municipio estuvo diseñado en su origen por el prestigioso arquitecto José Benito de Churriguera, que siguió también el modelo que los conquistadores españoles estaban implantando en América.

Un paseo por sus calles nos permitirá imbuirnos de ese espíritu previo a la revolución industrial, en que las sociedades empezaban a organizarse en torno a la actividad fabril, en este caso de paños, telas, cueros, papel, vidrio fino o munición. Una ciudad barroca que además de servir de plataforma para el trabajo, buscaba la estabilidad social de sus gentes.

Tres plazas merecen especial atención, la plaza Mayor, frente a la iglesia y el palacio, la plaza del Mercado y por último la plaza de las Fiestas, aunque su estado de conservación no es nada bueno. La iglesia de San Francisco Javier, unida al palacio de Nuevo Baztán, se puede visitar en horario de misa.

Quien quiera más información sobre la historia de esta pintoresca localidad, puede acceder al centro de interpretación, abierto de martes a sábado de 11 a 18h y el domingo hasta las 15h, con entrada gratuita. Para comer, tiene fama el restaurante mesón El Conde, en la plaza Mayor. Para ir en transporte público, la mejor opción es tomar el autobús 261 en el intercambiador de la Avenida de América.

Categorías: Madrid Turismo

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*