Franco Battiato, en el Botánico

Por | 12 mayo, 2017 | 0 comentarios

El estío madrileño está lleno de contenido, más allá, que también, de sus Veranos de la Villa. De hecho, las Noches del Botánico podrían considerarse un jugoso aperitivo, aunque la calidad de su cartel es tal que se han ganado una identidad propia. De 22 al 29 de julio, en el marco del Real Jardín Botánico, inaugurado en el siglo XVIII, que contará con artistas como Jamie Cullum, Bryan Ferry, Madeleine Peyroux y, atención, Franco Battiato. El original cantante siciliano actuará el 18 de julio, donde hará un repaso de sus temas más carismáticos así como de los temas de sus últimos discos, como ‘Apriti Sesamo’ o ‘Il Vuoto’. Una ocasión pintiparada para ver en directo a uno de los mitos vivos de la música contemporánea, autor de clásicos actuales como ‘Nómadas’, ‘Yo quiero verte danzar’ o ‘Y te vengo a buscar’. Entradas a partir de 54,75 euros.

Pero Battiato no estará solo. Atentos también a Devendra Banhart, músico y artista visual de origen venezolanoestadounidense, que ofrece un rock suave pero cargado de personalidad. Recuerda a Jack Johnson en sus composiciones optimistas, con un toque sensual y algún deje caribeño. Su actuación está prevista para el 2 de julio.

Destaca también la presencia de John Pizzarellli, un verdadero virtuoso de la guitarra que grabó canciones con Paul McCartney, que reinterpreta la canciones de los Beatles con un estilo inimitable. Su concierto será el 12 de julio y comparte cartel con Eliane Elias, pianista brasileña que se integra en los sonidos del jazz y la bossa nova.

Pero también veteranos de nuestra música como UB40, Pablo Milanés o Chucho Baldés. Tentadores son también los conciertos de Buika, Orishas o las canciones del musical ‘La La Land’, que se llevan a escena para la ocasión. Y entre todo este cartel un tanto internacional y amable, la figura de un currante de la canción: el incombustible Rosendo.

Música en el mejor entorno

Categorías: Madrid Conciertos

Madrid vibra por San Isidro

Por | 24 abril, 2017 | 0 comentarios

Vale, no son los Sanfermines ni las Fallas, pero las fiestas de San Isidro tienen su puntito. Especial encanto tiene la romería del 15 de mayo, cada más masificada eso sí, que culmina con la bebida de las aguas de las aguas del santo, que emanan de un manantial anexo a la ermita de San Isidro. La pradera de san Isidro, inmortalizada por Goya en uno de sus cuadros más famosos, se convierte en el epicentro de esta celebración, con un recinto que acoge las fiestas y donde pasean castizos y chulapos y curiosos y amigos de Madrid en general.

Además de ese elemento central de las fiestas, la ciudad programa un buen número de actividades, concentradas este año entre el 12 y el 15 de mayo, así como la feria taurina, con Las Ventas en todo su esplendor y una programación más dilatada en el tiempo. Si eres aficionado, puedes disfrutar de unos festejos que comienzan a las siete de la tarde en un amplio calendario (del 11 de mayo al 11 de junio). Entre los días más señalados, el 19 de mayo, día elegido para la mítica  Corrida de la Prensa, con los afamados diestros Sebastián Castella, Alejandro Talavante y Javier Jiménez.

Pero volviendo, a los festejos generales, no dejes de consultar el programa oficial completo. Encontrarás planes como la Feria de la Cacharrería, una exposición de artesanía donde podrás ver y adquirir piezas de la mejor cerámica tradicional española. O el concierto de Martirio previsto para el 12 de mayo, a las 22h, en plena plaza Mayor y gratuito. O la mítica actuación de Kiko Veneno, como casi cada año, que tocará el día 12, a las 00h, en el parque de San Isidro. Y, cómo no, Las Vistillas. Pasado el viaducto, desde la calle Bailén, es uno de los epicentros de la fiesta, con actuaciones como las de Dengue Dengue Dengue, con su dinámico espectáculo audiovisual y de Dj’s con toque tropical. El viernes 12, a las 22h30.

Alegría madrileña

 

Categorías: Madrid antiguo, Madrid Cultura, Madrid Diversión, Madrid Eventos, Madrid Noche, Madrid Turismo

El Café Comercial reabre sus puertas

Por | 4 abril, 2017 | 0 comentarios

Considerado uno de los cafés más antiguos de la capital, en verano de 2015 anunció su cierre para lamento de muchos de sus incondicionales. Sede de tertulias literarias, en franca rivalidad con el Café Gijón, por sus veladores de mármol pasaron figuras como Mingote, Fernán Gómez, Buero Vallejo o Carmen Martín Gaite, así como una parroquia fiel que gustaba de jugar al ajedrez en la planta superior, al más puro estilo casino de ciudad de provincias.

Por fortuna, no han pasado ni dos años desde aquel abrupto cierre, y desde marzo de 2017 el local vuelve a estar activo, aunque con un espíritu nuevo más, digamos, modernizado, gentrificado. Habrá quien celebre la transformación y algún nostálgico que eche de menos el anterior aspecto.

Melancolías aparte, lo cierto es que el nuevo Comercial ofrece una web que dista mucho de la anterior, en completo estado de abandono, donde se ensalzan los valores de siempre, pero con toque moderno. Tertulias, churros, casticismo y literatura pero en un ambiente más chic. Con una oferta gastronómica casi inexistente, el nuevo Café Comercial ofrece desayunos, meriendas, carta de restaurante, barra, terraza, vinos y cócteles. Los precios, como la ración de churros (4 uds.) a 1,60 son interesantes, aunque si se toma en la terraza hay un suplemento.

Prometen sus albondiguillas en salsa clásica con azafrán (10,5€) o las sardinas ahumadas de Santoña con tomate estrujado (11,5€), dentro de una cocina fusión que no excluye la de toda la vida. Así, platos como el mejillón de tigre, las mollejas de ternera o los callos esperan a los paladares más castizos. Y platos con mucho fundamento, como el sapito de rape a la espalda asado en el Josper (para dos personas, por 45€) o el arroz a banda con chipirones (para compartir, 28€).

Hay quien dice que ha perdido el encanto tradicional. Es posible o que el local tenga aún ese aire de nuevo que, con el paso del tiempo y de los comensales, vaya mutando en un espíritu propio.

Más sofisticado

Categorías: Madrid Gastronomía

¿Dónde comer? Algunas propuestas que te seducirán

Por | 27 marzo, 2017 | 0 comentarios

Con tanta oferta gastronómica, a veces lo más complicado es elegir. Aquí te sugerimos algunas pistas, para que vayas a tiro hecho, como puede ser Yakitoro, el restaurante del exigente y perfeccionista chef, famoso por sus apariciones en televisión, Alberto Chicote. Aunque ha abierto otro local en la Castellana, te recomendamos, por su cercanía y ambiente, el de la calle Reina, 41, tras la Gran Vía. Un local enorme que, sin embargo, siempre se llena. Lo asequible de sus precios (excepto las bebidas) y lo exótico de los productos lo han convertido en una fórmula de éxito. Si quieres asegurarte un sitio, sé más listo que todos y acude a la una al mediodía o a las ocho por la noche. No te pierdas sus parrillas o su impresionante tataki de atún.

De reciente apertura, Toga es un restaurante delicioso que ofrece modernidad y cocina fusión sin resultar frio ni pretencioso. Ambiente que podríamos denominar hípster Premium, es decir, barbas pero muy cuidadas, como sus platos, ideales para compartir. Impresionante el ceviche de pez mantequille, el bife argentino, o el atún rojo servido con noodles, o su orecchiette con verduras. Todo lo que pidas te parecerá exquisito y, al final, la cuenta, en torno a 30 euros por persona, no se atragante. En calle Juanelo 23, detrás de la plaza de Tirso de Molina.

Si eres un fanático de las paellas, La Gloria es tu sitio. Pero, eso sí, sólo podrás disfrutar de tan valenciano plato los domingos, día en que se sirve con todos sus sacramentos. Ambiente modernete, malasañero (se ubica en la calle Noviciado, 2), hay quien dice que ofrece una paella insuperable. Tanto es así, que hay que reservar si no te quieres quedar sin tu ración. Cachopos, flamenquines y estupendas croquetas completan la oferta, más allá del mundo arrocero, todos los días de la semana.

La fusión no decae

 

 

Categorías: Madrid Gastronomía

¿Te gusta la fotografía?

Por | 17 marzo, 2017 | 0 comentarios

Si la respuesta es afirmativa, apunta alguna de estas propuestas. Como ‘Cámara y modelo’, con fotografías de maquetas de arquitectura en España, desde los años 1925 al 1970, probablemente la época más ‘dura’ de la construcción, y también la que más influyó en nuestro paisaje urbano. Hasta el 14 de mayo y en el Museo ICO, la muestra supone un puente entre fotografía y arquitectura, ya que grandes obras como las Torres Blancas, de Sainz de Olza, aparecen bajo el foco de maestros de la imagen como Català-Roca, Paco Gómez o Masats. A dos pasos del Museo Thyssen, el Museo ICO es un espacio algo desconocido pero que merece la pena. Domingo y festivos abren de 10 a 14h, el resto, horario diurno. Lunes cerrado.

En la Fundación Mapfre, en la sede dedicada a la fotografía (Bárbara de Braganza, 13), tienes ocasión de contemplar el trabajo de Lewis Baltz, en la primera exposición que se realiza del autor en España y la primera retrospectiva internacional tras su muerte, ocurrida en 2014. De él se dijo que creó una nueva imagen de la fotografía estadounidense, atento a aquellos lugares en sombra, los polígonos industriales, los arrabales, las casas en construcción, las urbanizaciones asépticas… No es una exposición fácil ni complaciente al ojo, pero hay magnetismo en esa sobriedad, por no decir desolación, de muchos de sus paisajes. Hasta el 4 de junio, con entrada a 3 euros, y los lunes gratis (sólo de 14 a 20h).

Y hasta el 16 de abril, en el Centro Conde Duque, podrás disfrutar de esa poesía visual que lleva a cabo Chema Madoz, más artista conceptual que fotógrafo, pero fotógrafo al fin y al cabo. Bajo el título ‘El viajero inmóvil’, el artista madrileño ofrece 34 imágenes inéditas de lo que es su particular visión de Asturias, siempre con su enfoque original, inverosímil y genial.

Lewis Baltz

 

Categorías: Madrid Cultura

«Página anterior

Página siguiente»