El universo de Pessoa, en el Reina Sofía

Por | 15 febrero, 2018 | 0 comentarios

Apenas publicó nada en vida, llevaba una vida tranquila, rutinaria, en los límites de la melancolía. Creció en Sudáfrica, pero se pasó toda la vida, una vida corta, en Lisboa. Pero con el tiempo se convirtió en el escritor de referencia de Portugal y su figura se sigue evocando hoy, en libros como ‘El poeta y el rinoceronte’, de Miguel Barrero, o Vicente Valero en ‘El arte de la fuga’.

Los amantes al autor de ‘El libro del desasosiego’ y aquellos que quieran acercarse a su figura tienen una ocasión inmejorable gracia a la exposición ‘Pessoa. Todo arte es una forma de literatura’, que se puede ver en el Museo Reina Sofía del 7 de febrero al 7 de mayo, en el edificio Sabatini (primera planta).

¿Qué encontraremos en la exposición? Entre otras cosas, un acercamiento a esa personalidad compleja y poliédrica de Pessoa, creador de esos heterónimos a alter egos con los que dispersaba su creatividad literaria. De hecho, el título de la exposición viene de una cita de uno de esos escritores que se inventaba Pessoa, como Álvaro de Campos, a quien atribuimos aquello de “todo arte es una forma de literatura”.

No obstante, la exposición es más una muestra de arte que de literatura, o que sobre la personalidad Pessoa. Así, se ponen en escena varios de los ismos que tuvieron lugar en el primer tercio del siglo XX, en Portugal, como el Paulismo, el Interseccionismo o el Sensacionismo, términos por cierto que acuñó el propio Fernando Pessoa. Una oportunidad para viajar a ese país cercano tan lejano como es Portugal, y conocer qué se hacía en el campo de la vanguardia, gracias también a las revistas culturales de la época, en las que aparecieron textos de Pessoa y que dieron más difusión a todo ese crisol de movimientos e influencias.

El poeta luso

Categorías: Madrid Cultura

Gastrofestival: la fiesta de la cocina

Por | 26 enero, 2018 | 0 comentarios

Date prisa: del 20 de enero al 4 de febrero tienes una cita con Gastrofestival, un evento en toro a la gastronomía que llega a su novena edición en Madrid. Más de 450 locales e instituciones participan en las numerosas actividades, degustaciones, demostraciones, talleres gastronómicos y exposiciones varias. Una oportunidad para redescubrir nuestros bares y restaurantes, para que Madrid se convierta durante dos semanas en la capital de la buen paladar.

Pero, ¿dónde se celebra el Gastrofestival? Pues en todas partes, pero en ninguna en concreto. La ciudad se despliega para dar su mejor cara gastronómica con un programa tan variado como atractivo. Cocinas españolas, del mundo, cenas a cuatro manos, gastrobocatas, ruta golosa… Pero también actividades de carácter cultural relacionadas con la cultura culinaria, como La gastronomía en la literatura, en el cine, en la música y en el arte. De temas literarios, por ejemplo, en La Central de Callao encontramos, del 27 de enero al 3 de febrero, un curso sobre ‘Recetarios históricos’, con notas de cocina de Leonardo da Vinci o el diccionario de cocina de Alexandre Dumas.

No te pierdas tampoco el Degustatapas, y consulta este mapa donde podrás localizar las propuestas más interesantes: como el papillote de solomillo de Las Bóvedas de Cibeles o el cachopito de merluza relleno de la vinoteca Canalejas. Se hace la boca agua.

O los gastrobocatas, porque no es lo mismo un triste bocata de seco que un buen bocadillo preparado con gracia. En Malasaña-Triball encontrarás curiosidades como el bocadillo vietnamita de cocino madrileño de The Big Bahn, en la calle don Felipe, 4. O, en un plan más fino, el maridaje de cava y bocadillo de mortadela trufada y salmorejo que ofrecen en Bocadillo de Jamón y Champán (que así se llama el local). Junto al Retiro, en el lado de Menéndez Pelayo (15).

Que lo disfrutes.

Gastrocultura

 

Categorías: Madrid Gastronomía

Chueca en Invierno

Por | 6 enero, 2018 | 0 comentarios

Este céntrico barrio madrileño es un buen ejemplo de gentrificación positiva. Tomado por la delincuencia y la droga a finales de los ochenta, poco a poco, y gracias sobre todo a la comunidad gay, lavó su cara hasta convertirse en uno de los barrios más pintorescos, cosmopolitas y singulares del mundo. Son varios sus atractivos, como el comercial. Sin ir más lejos, la calle Augusto Figueroa está considerada ‘la milla del zapato’. Un buen puñado de zapaterías de todos los estilos, sin que falten los más glamourosos y elegantes, le esperan al amante de los zapatos, sobre todo para ellas. Rue St Honoré, MiaMoll o, ya en la plaza de Chueca, Shoes & Colors son algunas de las más demandadas. O la marca de moda, New Balance, que tiene tienda propia en Augusto Figueroa, 2.

Y si prefieres el comercio reconcentrado, no te pierdas, a dos pasos, el mercado de San Antón. En la planta superior gozas de unas inmejorables vistas para disfrutar de una estupenda comida y en la segunda planta disfrutarás de un montón de opciones gastronómicas, como tapas españolas variadas, comida griega, japonesa con su sushi y su ramen o una taberna con más de cien vinos a tu disposición.

Cada vez hay más locales coquetos en Chueca, un barrio que brilla todos los días del año, no sólo cuando las fiestas del Orgullo (finales de junio). Uno de los locales más frecuentados ahora es Celso & Manolo. En la incomparable calle Libertad (1), ofrece raciones pequeñas y muy tentadoras, como su famoso chuletón de tomate, con aguacate, papaya, mango, cebolla roja y cilantro. Son los mismos dueños de La Carmencita, una taberna que juega también a la fusión, pero que conserva un ambiente innegablemente castizo. Aunque para casticismo, y sin salir de la calle Libertar, El Bocaíto. Uno de esos locales con camareros con librea blanca donde podrás disfrutar del escalope más contundente de Madrid, entre otros platos de cocina tradicional. Elegancia a la madrileña desde 1965.

Chueca desde su mercado

 

Categorías: Madrid Gastronomía, Madrid Turismo

Alphonse Mucha: el modernismo que no muere

Por | 20 diciembre, 2017 | 0 comentarios

Hay autores como Van Gogh, Klimt o quizá Monet que, de tanto ver sus obras, han quedado un tanto desgastados. No es el caso de Alphonse Mucha, con sus figuras femeninas tan sugerentes, sensuales, elegantes, que parecen no pasar de moda. Un deleite para la vista que parece encontrar algo balsámico en esas composiciones que, curiosamente, fueron ideados para aquella publicidad de finales de siglo XIX y principios del XX. Era una época en la que aún primaba el sentido estético, la belleza, la delicadeza, en las formas, y artistas como Alphonse Mucha eran requeridos para dedicar su talento a marcas como Moët & Chandon, famosa por sus champagnes.

Aunque vivió buena parte de su carrera en París, Mucha nació y murió checo y tuvo varias facetas, que esta exposición se encarga de destacar: bohemio, retratista, místico, patriota, filósofo y cosmopolita. El cartel de la actriz Sarah Bernhardt, en el que anunciaba la obra ‘Gismonda’, la catapultó inmediatamente a la fama y provocó que la actriz le ofreciera un contrato de exclusividad por seis años. Aparecido en 1895, causó una auténtica sensación en París. Tanto ‘Gismonda’ como otro que hiciera para la actriz, ‘La Princesse Lointaine’, se pueden ver en esta exposición ubicado, por cierto, en un marco de excepción como es el Palacio de Gaviria. Tras el éxito de la anterior exposición dedicada a Escher, el lugar se confirma como un excelente punto de encuentro para el arte.

Gracias al préstamo de obras de la Fundación Mucha, la exposición cuenta con las obras más representativas del Art Nouveau del artista, que llegó a tener su propio sello, el ‘estilo Mucha’.

La exposición, que lleva unos meses en Madrid, se podrá visitar hasta febrero, ya que debido a la afluencia de público se ha prorrogado su clausura. En la calle del Arenal, 9, a pocos metros de la Puerta del Sol, en horario de 10 a 20h, con algunas variaciones que puedes consultar aquí.

Sensualidad gráfica

Categorías: Sin categoría

Madrid brilla con luz propia en Navidad

Por | 10 diciembre, 2017 | 0 comentarios

Hay varias ciudades con un encanto especial por estas fiestas y Madrid es una de ellas. Uno de los puntos más entrañables es la plaza Mayor, con sus puestos típicos con figurillas de Navidad y artículos de broma en la contigua plaza de Santa Cruz. El centro está saturado, sí, pero también de magia. Gran Vía, Callao, Puerta del Sol, Jacinto Benavente, la plaza Santa Ana… la muchedumbre va al calor de Navidad, presente en esos lugares, pero también en otros menos transitados, como el Barrio de las Letras, con su discreta decoración navideña y sus locales para descubrir. Como la librería La Forja de las Letras, los dos establecimientos de vinos y tapas de Stop Madrid (en plaza Antón Martín y calle del León 10) o, si quieres hacer un regalo original, la tienda Sales de Plata, donde encontrarás cámaras analógicas y Polaroid ideales para sorprender.

No faltan actividades y planes en estos días en la ciudad, como puedes ver en la programación que ha preparado el Ayuntamiento. Luces de Navidad, Madrid Río, Conde Duque, Belenes, Cabalgatas y un largo etcétera para disfrutar. Madrid en toda su extensión se despliega en los días navideños, como demuestra por ejemplo la Feria Internacional de las Culturas, que vuelve abrir sus puertas en Matadero Madrid para ofrecer diversos sabores del mundo, así como encontrar regalos originales y disfrutar de sus más de 300 actividades. En los fogones de GastroCarpa encontrarás a los chefs internacionales más descollantes para catar sus creaciones o analizar de cerca sus procesos creativos.

Un lugar a tener en cuenta estas fiestas es el centro Conde Duque: circo, teatro, magia, música, talleres creativos… etc. No te pierdas el Fekat Circus, procedente de Etiopía, en una representación que relata un viaje en busca de la Navidad. Ideal para toda la familia, es además un proyecto. Más información en esta página.

Corazón de neón

 

Categorías: Madrid Diversión, Madrid Turismo

«Página anterior

Página siguiente»