Tradiciones sagradas: el aperitivo

Por | 5 enero, 2016 | 0 comentarios

Es cierto que es un hábito más de provincias, eso de salir del trabajo y tomarse algo en la respectiva plaza Mayor… pero Madrid no deja de ser una gran ciudad de provincias, la capital de todas ellas. Así que disfrutemos del aperitivo en lugares como Platea (c/ Goya, 7), el gran centro gastronómico de la capital, con una amplísima oferta culinaria, de la que destacamos ahora La hora del vermut, un espacio donde disfrutar de esa refrescante bebida, pero también de sangría y platos de ahumados.

El aperitivo es ese rato, antes de comer, agradable para probar pequeñas raciones que no tomamos habitualmente. Como los caracoles que sirven en Casa Amadeo (c/ Toledo, 42). Los días de Rastro, se pone hasta arriba, tal es la fama de su receta, así como otros puntos fuertes, como la cerveza negra Mahou que sirven de barril.

La calle Ponzano es otro punto clave dentro de la ruta del aperitivo. Las cervezas del Fide no tienen desperdicio, como tampoco las raciones que sirven en Juan y Pinchame, como sus hamburguesas mini o su apreciada tomatada.

Como también lo es la zona de Santo Domingo, con calles como Las Conchas, de las Veneras o Navas de Tolosa, con no pocos bares. Entre ellos, destaca Abacería Tapas Lambuzo (c/ de las Conchas, 9), que también tiene sucursal en la citada Ponzano (nº 8). Sabores de siempre con nuevas presentaciones, como las croquetas de gambas al ajillo o camarones.

Y volviendo a los platos con tradición y sabor añejo, no te pierdas La Oreja de Oro, en cuyo nombre ya se incluye la especialidad de la casa. También hay mollejas de cordero, croquetas de jamón, callos y morcilla, pero su oreja hará que te chupes otra extremidad, los dedos en este caso. En calle de la Victoria, 9, a un minuto de la Puerta del Sol.

Categorías: Madrid Gastronomía

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*