La movilidad compartida pisa el acelerador en Madrid

Por | 16 febrero, 2019 | 0 comentarios

Nunca había sido tan fácil moverse por Madrid. Y es que algunos datos dicen que la capital es la ciudad con más servicios de movilidad compartida de toda Europa…y puede ser que también del mundo.

Emov, Car2Go o Wible son algunas de las posibilidades de vehículos eléctricos que tiene la capital puestos al servicio de todas aquellas personas que quieran usarlos. Pero no sólo. Los servicios de motosharing pisan fuerte el acelerador y ya son seis empresas las que operan en Madrid, una cifra que sólo la iguala Valencia con la reciente incorporación de Acciona.motosharing-madrid-1100x470

Pero Madrid sigue saliendo victoriosa porque en número de motos disponibles es la líder de Europa, habiendo crecido cerca de un 500% en el último año, algo espectacular pero que, sin embargo, aún tiene recorrido.

Los patinetes fueron también las otras recién llegadas al panorama de la movilidad sostenible, con todas los inconvenientes que planteaban por dónde se podían dejar y dónde no.

Las bicis de BICIMAD son ya las viejas amigas, las que lucharon por cambiar la forma de moverse en la ciudad y de las que ya pocas personas hablan porque, por fin, han quedado interiorizadas, tanto para sus detractores como por sus defensores. Los debates parece que se han mudado y han sido otros, más relacionados con la circulación en sí: quién puede y quién no puede entrar en Madrid Central y hasta dónde llegan las restricciones.

Lo cierto es que nunca moverse había sido tan fácil, a pesar de que los usuarios enganchados al coche sigan insistiendo en que no se puede o no es así. Con cualquiera de los servicios, tanto de moto como de coche, bici o patinete, se puede llegar a cualquier punto de interés de la ciudad y, lo más importante, sin contaminar y contribuyendo a hacer que Madrid se quite para siempre la boina y luzca pelazo, como dice la Vecina Rubia.

(Foto de Motorbike Magazine)

Categorías: Madrid Cultura

La Casa de Campo vuelve a tener lago

Por | 6 febrero, 2019 | 0 comentarios

Y llegó el momento. Por fin la Casa de Campo de Madrid vuelve a tener su lago. Tras algunas semanas de retraso, este lago artificial ideado por el rey Felipe II en el siglo XVI, está operativo después de su restauración.

Con una profundidad que puede variar desde los 4,50 metros  a superar poco más del metro por alguna de sus partes, este lago es uno de los lugares más emblemáticos de la Casa de Campo, el pulmón por excelencia de Madrid.Lago_de_la_Casa_de_Campo

Ha sido prácticamente un año de trabajos los que se han realizado en él para que, ahora ya, luzca esplendoroso, preparado para la primavera y, sobre todo, para el verano. A su alrededor, se siguen sucediendo los distintos bares y chiringuitos de siempre, donde poder sentarse a comer un sábado y pasar un excelente día al aire libre.

Y aunque a simple vista pudiera parecer pequeño, no lo es para nada. Y menos cuando allí se realiza el primer paso de alguna de las carreras de triatlón más conocidas de la ciudad, lo que hace pensar en sus dimensiones; cuenta con una longitud de casi 1400 metros.

Además de haber saneado el lago, la obra de restauración también se ha ocupado de poner nuevos y modernos pantalanes flotantes donde poder acceder a pequeñas embarcaciones. Las nuevas vallas y nuevos caminos y zonas peatonales, han sido el resto de la reforma que se ha hecho.

Madrid en primavera luce distinto, con más alegría y energía cuando el sol se despereza y decide quedarse más tiempo. Y es la Casa de Campo y su lago un lugar maravilloso donde poder sentarse a disfrutar de las buenas temperaturas, la buena calidad del aire y la naturaleza. Y, cuando el sol se esconde, a pocos metros, se puede llegar a la majestuosa Almudena y volver al bullicio de la ciudad.

Categorías: Madrid Turismo

Julia en Colón

Por | 21 enero, 2019 | 0 comentarios

Los que hayan pasado por Colón los días de Navidad seguro que han visto a Julia y se han fotografiado con ella. Algunos la habrán criticado, otros se habrán acercado para verla mejor, pero lo que está claro es que Julia no pasa desapercibida.

Julia es la cara que está reposando donde antes lo hacía Colón admirando la tierra  descubierta o por descubrir.  Julia es casi una niña que, con los ojos cerrados y según explica su creador, nos invita a soñar, a mirar dentro de cada uno y a descubrirnos.

Su creador es el catalán Jaume Plensa, cuya trayectoria artística es tal que ha cosechado importantesWhatsApp Image 2018-12-28 at 12.28.17 premios y se pueden ver obras suyas con frecuencia en Galerie  Lelong & Co. en París y Nueva York, y en la Galería Richard Gray en Chicago y Nueva York.

Además, hasta abril de 2019 se puede ver otra exposición suya en el Palacio de Cristal – Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, la llamada “Invisible”, un conjunto de obras que recoge de manera original y con extraordinario movimiento, parte de lo que pueden ser las relaciones interpersonales.

Igualmente, esta exposición coincide también con otra que se está realizando al tiempo en el MACBA de Barcelona donde se recoge de forma resumida las obras más destacadas del escultor desde 1989 hasta nuestros días.

Julia estará en Madrid en la plaza de Colón durante todo este 2019, por lo que habrá ocasión de ir a visitarla y de visitarnos. Concebida específicamente para este emplazamiento, la escultura es de 12 metros de alto y se ha elaborado a base de polvo de mármol blanco y piezas de resina de poliéster.

Esta niña con los ojos cerrados es parte de una iniciativa que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Madrid con el objetivo de difundir obras artísticas y acercar el arte a la ciudad y sus habitantes, integrándolo de manera natural.

Categorías: Madrid Cultura

Los propósitos de Año Nuevo, la Lotería del Niño y los Reyes Magos

Por | 2 enero, 2019 | 0 comentarios

El 1 de enero viene marcado por los nuevos propósitos. Dicen que dejar de fumar, adelgazar y aprender inglés son los más populares. De hecho, hay estudios de gimnasios que tienen visto y comprobado que aumentan las inscripciones en enero.  Y, si nos fijamos, los anuncios de la televisión se llenan de colecciones por fascículos que muchos abandonarán a mitad…o antes de mitad.

El caso es que a quien no ha tocado la Lotería del 22 de diciembre, a la que juega todo el mundo, puede volver a probar suerte con la Lotería del Niño, del 6 de enero. De hecho, las colas en Doña Manolita Cabalgatano han terminado.

Y el 5 es también, de alguna manera, el día definitivo del niño, en genérico, porque esa misma noche pasan Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, cargados de regalos con sus camellos desde lejos para todos los que ha sido buenos durante el año 2018.

Pequeños y adultos, año tras año, disfrutan de la magia de estas fechas. Porque realmente los Reyes Magos existen. Existen detrás de cada sonrisa, detrás de cada nervio por no poder conciliar el sueño esa noche, detrás del vaso de leche con galletas que se deja en cada casa para los camellos o los Reyes, detrás de cada paquete envuelto.

Y, además, el 5 de enero tiene lugar la Cabalgata, el gran desfile de Sus Majestades en carroza acompañados de un cortejo de fiesta, recreaciones y conceptos que tienen que ver con la fraternidad, la amistad, la bondad o el amor hacia los demás.

La Castellana se engalana para ese día para recibir a los miles de niños de Madrid capital y de otras partes de la comunidad, así como turistas que están de paso en la ciudad, para ver pasar a los Reyes Magos repartiendo caramelos y mucha ilusión, mientras saludan a todos los presentes. Para no perdérselo.

(Foto de RTVE.ES)

Categorías: Madrid Tradición

Las campanadas y las uvas

Por | 27 diciembre, 2018 | 0 comentarios

¿Qué hay más nuestro que comerse las uvas mirando fijamente el reloj de la Puerta del Sol? Poca cosa. Liarse con los cuartos, mandar callar a nuestros familiares y concentrarnos en los doce deseos que se van a pedir, es todo uno.

Amanece el 31 y, aunque sea un día de trabajo, sabe distinto porque uno se despide diciendo alegremente: ¡Hasta el año que viene!

Pero, ¿de dónde viene esta tradición? Como todo lo que tiene que ver con comida – como la tomatina y otras fiestas – su origen viene de un excedente de uva blanca que se dio en el Levante, fundamentalmente en Alicante, en el año en 1909.CAMPANADAS

Sin embargo, ya en el siglo XVIII  existía entre los burgueses españoles, la costumbre de tomar uvas y brindar con champán para saludar al año nuevo, imitando, a su vez, a los franceses.

Dice la historia popular que, siguiendo esta costumbre, un grupo de gente decidió reunirse delante del reloj de la Puerta de Sol para caricaturizar a la clase alta y, a partir de ahí, comenzó la tradición que conocemos – y celebramos – todos hoy.

Tanta es la ceremonia que, incluso, se hace un ensayo general delante de la Puerta del Sol, normalmente el día 30 a las 12 de la mañana.

Y así es como cada año, en casa o delante de la Puerta del Sol, se despide el año viejo y se saluda el nuevo con alegría y, en muchos casos, con supersticiones, como colocarse la ropa interior roja, apoyar primero el pie derecho o brindar con oro en la copa.

Y, en cuanto termina el brindis, casi, automáticamente, aparecen los nuevos (y a veces no tan nuevos) propósitos. Los favoritos suelen ser: apuntarse al gimnasio, dejar de fumar o aprender inglés, porque se cuentan con 365 días para poder hacerlo.

(Foto de EFE / ABC, Fin de año 2015)

Categorías: Madrid Noche

Página siguiente»