Posts con la categoríaMadrid Gastronomía

Las croquetas favoritas de James Rhodes

Por | 30 mayo, 2018 | 0 comentarios

Este redondo alimento es un clásico en las tapas y raciones de la capital, pero ahora un poco más tras los encendidos elogios del pianista y escritor James Rhodes, feliz de haberse instalado a vivir en Madrid. En su opinión, las croquetas del restaurante Santerra pueden «cambiarte la vida». En General Pardiñas 56, Santerra presume de haber recibido, el pasado enero, el premio a la ‘Mejor Croqueta del Mundo 2018’, gracias al buen hacer de su chef Miguel Carretero. La croqueta en cuestión es de jamón y quienes las han probado, pese al escepticismo inicial ante tantas expectativas, están de acuerdo con James Rhodes. También merecen la pena otros platos de la carta, como las carrilleras o los tomates cherry aliñados. Para salir de dudas, lo mejor es que las pruebas tú mismo. Buena relación calidad/precio, con precios en torno a 30 euros por persona por un servicio completo.

Para los muy croqueteros, se han Croquemapa, un buscador de croquetas por criterios de zona y de ingredientes. ¿Quieres comer croquetas de bacalao en Chamberí? Pues ya sabes. Además, se incluye una breve descripción, Malas, Buenas, Excelentes, de los distintos locales reseñados. Así, destacan la del reciente Las chicas, los chicos y los maniquís, en la calle Atocha, 49, así como las de Atlántico – Casa de Comidas, de la calle Velázquez, 31. También entran en la categoría de «excelentes» las de Celso y Manolo, un simpático local en el corazón de Chueca, con una carta llena de cosas ricas para picotear. Y las del Aire, en la distinguida calle Orfila 7, que pertenece al grupo Cuatro Elementos, junto a Fuego, Tierra y Aire. O las de Lakasa, cerca de Ríos Rosas, con platos de calidad, aparte de las croquetas, como el corzo al cacao o su afamado milhojas de maracuyá.

¡Feliz croqueta!

Manjar redondo

 

 

 

Página siguiente»

Vuelve la temporada del ceviche 

Por | 23 abril, 2018 | 0 comentarios

Este plato preparado a base de pescado marinado y sin cocinar no tiene, en realidad, una periodicidad fija, pero sí que es cierto que sabe mejor o apetece más cuando nos hemos librado del invierno. Una recomendación muy a tener en cuenta es la de Mar Picante, el restaurante peruano situado en frente de la librería Tipos Infames. Muy convincente su menú de fin de semana, a 14,95, y que incluye varios primeros y segundos a elegir, entre ellos un ceviche con su leche de tigre y maíz tostado, con el toque justo de picante, que te hará salivar. Platos típicos como el pato o cordero a la norteña, patatas a la huancaína y, de regalo de la casa, un chupito de pisco sauer. Servicio muy atento y simpático e inmejorable relación calidad precio. En la calle Luchana tienen otro local, Nuestro Mar, que permite reservas por El Tenedor.

En el mercado de Antón Martín encontrarás otro lugar para los amantes del buen ceviche. Apodado El Mono de la Pila, hay quien dice que ofrece el mejor ceviche de la ciudad. Con apenas unas pocas mesas, se recomienda ir pronto si es el fin de semana, en torno a la una, para asegurarse estas codiciadas raciones. Entre sus aciertos, la posibilidad de elegir entre tres tipos de productos del mar (corvina, pulpo o gamba) para combinar con cualquiera de las tres salsas, más o menos picantes, con base de arroz o quinoa, según prefieras. Combinado con una copa de albariño, disfrutarás de una comida impecable, fresca y sabrosa por unos 15-20 euros por cabeza.

Y en un nivel más sofisticado y exclusivo tenemos Kena, del chef Luis Arévalo, cuyo cerviche tibio de corvina cada vez tiene más fama, dentro de una propuesta culinaria ‘nikkei’, es decir, fusión entre lo japonés y lo peruano. No te pierdas su menú ‘Omakase’ en el que disfrutarás de esta cocina delicada y, sobre todo, no tendrás que pensar ya que es el propio chef quien decide qué prepara sobre la marcha. 70 euros por persona, IVA incluido. Buen provecho.

Ceviche peruano

 

Página siguiente»

Quesos para todos los gustos

Por | 11 marzo, 2018 | 0 comentarios

Los amantes del queso están de enhorabuena ya que Madrid parece ofrecer más propuestas para este producto tan apreciado pero no siempre comercializado del mejor modo posible. Por suerte, abren nuevos establecimientos dedicados a esta delicia, como Cultivo – Quesos con Rostro, en la zona de Conde Duque. Una tienda que en sí misma es una gozada para los sentidos, por la decoración cuidada y por los productos expuestos. Ofrecen talleres y catas, aunque en la web aún no han actualizado las propuestas. Lo mejor, preguntar directamente a través de su correo: [email protected]. Son muy interesantes las combinaciones de quesos que proponen, como sus tablas de quesos azules, quesos castellanos, quesos del Norte, quesos de cabra, etc. Ideal para regalar y para alegrarse un poco los sentidos.

No te pierda tampoco La Quesería, que presume de ser «la gran tienda de quesos», avalados por las más de 200 etiquetas que ofrecen. Según la Guía Repsol, es el establecimiento en el que «los entendidos van a comprar», ahí es nada. Con casi veinte años de actividad comercial, en La Quesería puedes encontrar quesos españoles como el majorero canario, el Idiazábal de pastor, el payoyo curado de cabra y una gran selección de quesos extremeños. Raúl y Virginia guían al cliente en el proceso de compra y le asesoran en lo que haga falta. Ellos han probado convenientemente el género y están al día de todo lo que venden y las distintas calidades.

En esta somera guía sobre el queso madrileño no debería faltar una de las referencias de la capital en este láctico producto: Poncelet. Tanto en su versión restaurante como en su formato de tienda tradicional. En el primero, puedes encontrar platos sugerentes que se apoyan en el queso, así como su famosa cava de quesos que, en forma de diamante, se puede ver desde cualquier punto del restaurante: alberga 150 quesos artesanos de 11 denominaciones. Como se suele decir en publicidad, el único problema ahora es decidirse.

Sabores concentrados

Página siguiente»

Gastrofestival: la fiesta de la cocina

Por | 26 enero, 2018 | 0 comentarios

Date prisa: del 20 de enero al 4 de febrero tienes una cita con Gastrofestival, un evento en toro a la gastronomía que llega a su novena edición en Madrid. Más de 450 locales e instituciones participan en las numerosas actividades, degustaciones, demostraciones, talleres gastronómicos y exposiciones varias. Una oportunidad para redescubrir nuestros bares y restaurantes, para que Madrid se convierta durante dos semanas en la capital de la buen paladar.

Pero, ¿dónde se celebra el Gastrofestival? Pues en todas partes, pero en ninguna en concreto. La ciudad se despliega para dar su mejor cara gastronómica con un programa tan variado como atractivo. Cocinas españolas, del mundo, cenas a cuatro manos, gastrobocatas, ruta golosa… Pero también actividades de carácter cultural relacionadas con la cultura culinaria, como La gastronomía en la literatura, en el cine, en la música y en el arte. De temas literarios, por ejemplo, en La Central de Callao encontramos, del 27 de enero al 3 de febrero, un curso sobre ‘Recetarios históricos’, con notas de cocina de Leonardo da Vinci o el diccionario de cocina de Alexandre Dumas.

No te pierdas tampoco el Degustatapas, y consulta este mapa donde podrás localizar las propuestas más interesantes: como el papillote de solomillo de Las Bóvedas de Cibeles o el cachopito de merluza relleno de la vinoteca Canalejas. Se hace la boca agua.

O los gastrobocatas, porque no es lo mismo un triste bocata de seco que un buen bocadillo preparado con gracia. En Malasaña-Triball encontrarás curiosidades como el bocadillo vietnamita de cocino madrileño de The Big Bahn, en la calle don Felipe, 4. O, en un plan más fino, el maridaje de cava y bocadillo de mortadela trufada y salmorejo que ofrecen en Bocadillo de Jamón y Champán (que así se llama el local). Junto al Retiro, en el lado de Menéndez Pelayo (15).

Que lo disfrutes.

Gastrocultura

 

Página siguiente»

Chueca en Invierno

Por | 6 enero, 2018 | 0 comentarios

Este céntrico barrio madrileño es un buen ejemplo de gentrificación positiva. Tomado por la delincuencia y la droga a finales de los ochenta, poco a poco, y gracias sobre todo a la comunidad gay, lavó su cara hasta convertirse en uno de los barrios más pintorescos, cosmopolitas y singulares del mundo. Son varios sus atractivos, como el comercial. Sin ir más lejos, la calle Augusto Figueroa está considerada ‘la milla del zapato’. Un buen puñado de zapaterías de todos los estilos, sin que falten los más glamourosos y elegantes, le esperan al amante de los zapatos, sobre todo para ellas. Rue St Honoré, MiaMoll o, ya en la plaza de Chueca, Shoes & Colors son algunas de las más demandadas. O la marca de moda, New Balance, que tiene tienda propia en Augusto Figueroa, 2.

Y si prefieres el comercio reconcentrado, no te pierdas, a dos pasos, el mercado de San Antón. En la planta superior gozas de unas inmejorables vistas para disfrutar de una estupenda comida y en la segunda planta disfrutarás de un montón de opciones gastronómicas, como tapas españolas variadas, comida griega, japonesa con su sushi y su ramen o una taberna con más de cien vinos a tu disposición.

Cada vez hay más locales coquetos en Chueca, un barrio que brilla todos los días del año, no sólo cuando las fiestas del Orgullo (finales de junio). Uno de los locales más frecuentados ahora es Celso & Manolo. En la incomparable calle Libertad (1), ofrece raciones pequeñas y muy tentadoras, como su famoso chuletón de tomate, con aguacate, papaya, mango, cebolla roja y cilantro. Son los mismos dueños de La Carmencita, una taberna que juega también a la fusión, pero que conserva un ambiente innegablemente castizo. Aunque para casticismo, y sin salir de la calle Libertar, El Bocaíto. Uno de esos locales con camareros con librea blanca donde podrás disfrutar del escalope más contundente de Madrid, entre otros platos de cocina tradicional. Elegancia a la madrileña desde 1965.

Chueca desde su mercado

 

Página siguiente»