Posts con la categoríaSin categoría

El reloj más famoso de Madrid…y de España

Por | 18 noviembre, 2018 | 0 comentarios

El pasado 28 de octubre se cambiaba al horario de invierno. Después de que, a la vuelta de verano, no se parase de debatir sobre la posibilidad de que, en el próximo 2019, no se volviese a cambiar la hora, lo cierto es que el tema parece un poco más olvidado. El día 28 de octubre se añadió una hora más al día, se estrenó el  horario de invierno y todo como siempre.madrid-1408349_1280

Ese mismo día, los telediarios anunciaban que la decisión oficial de no cambiar la hora porque el ahorro energético apenas tiene impacto, aún tardaría en llegar. Por cuanto concierne a España, el debate en la sociedad y en distintas actividades económicas, está servido.

En Madrid, se mira de reojo al reloj más importante y famoso de la ciudad, el de la Puerta del Sol, que ya tuvo que adaptarse a aquella decisión de los años 70 y que ahora podría volver atrás.

Y es que este reloj que nos felicita cada año con sus doce deseos en forma de uvas y campanadas, ya tiene 150 años, que se dice poco, y todo se debe a un pastor leonés que se convertiría en un relojero de fama internacional durante su formación en Londres.

Se cuenta que antes de que este reloj estuviese emplazado donde hoy, estaba en lo que ahora es Apple y que antes fue una iglesia y después un hotel, y marcaba una hora pésima, de la que los madrileños se quejaban, se reían y no se podían fiar. Cuando cambió de emplazamiento a lo alto de lo que antes era la sede del Ministerio de Gobernación y ahora la Comunidad de Madrid, cada una de las tres esferas marcaba una hora distinta.

El relojero Losada, en un viaje a Madrid, lo vio y decidió construir con sus propias manos todos los mecanismos y engranajes de un reloj nuevo para regalarlo a la ciudad. Y hasta hoy.

Página siguiente»

“De qué hablo cuando hablo de correr”

Por | 22 octubre, 2018 | 0 comentarios

“De qué hablo cuando hablo de correr” es un libro que el gran escritor nipón Haruki MurakamiMENDUOS CORAZONES publicaba en 2007. Un libro muy distinto a todas sus obras, sin personajes atormentados y con la ausencia también de elementos mágicos, más allá de las propias experiencias del autor corriendo una maratón o participando en una triatlón.

Gran parte del libro está ocupado por los pensamientos que tiene mientras corre y por su afán de superación. Muchas personas de las llamadas ahora runnners es posible que se sientan identificadas de alguna manera.

Porque es cierto que correr tiene que ver con el físico y el entrenamiento, pero también con lo psíquico y el corazón. De eso, precisamente, trataba una de las primeras carreras solidarias de este otoño que se celebraba en Madrid el pasado domingo 23 de septiembre, una carrera a favor de Menudos Corazones.

Esta organización sin ánimo de lucro que se ocupa de dar asistencia a familias con niños y niñas con cardiopatías congénitas, organiza cada año, de un tiempo a esta parte, un encuentro multitudinario para correr por esta causa.

Una gran marea roja de alrededor 4.000 personas se congregaban en el Parque Juan Carlos I para correr por los corazones de los niños y niñas que no pueden hacerlo a día de hoy. Grandes, pequeños, familias enteras.

Ese mismo fin de semana también se celebraba en Majadahonda la Carrera Solidaria Equinoccio – Hospital Puerta de Hierro, cuyos fondos van dirigidos al proyecto de investigación de enfermedades coronarias de la Fundación Puerta de Hierro.

Las causas unen y correr por ellas hace que nos sintamos más humanos, más conscientes de lo que pasa a nuestro alrededor, más cercanos y más presentes, de alguna manera, en la sociedad, aportando nuestro granito de arena.

La siguiente que ya está en agenda es la #InclusionChallenge, la VIII Carrera a favor de Down Madrid este  7 de octubre.

(Foto tomada de la web de Menudos Corazones)

Página siguiente»

Los madrileños, los que más gastan en vacaciones

Por | 7 agosto, 2018 | 0 comentarios

Persianas bajadas. Quietud. Menos atascos por las mañanas. Sitio para aparcar. Gorras, botellas de agua fría caminando por la calle Preciados y aire acondicionado que recuerda al Polo Norte saliendo de las tiendas. Ese es el panorama de Madrid en vacaciones.

Mucho conquistado por viajeros que aprovechan los días de agosto para visitar la capital y descubrir todos los secretos que entraña la ciudad y que, con el vaivén de días normales, permanece oculto.

Hay gente que se queda porque prefiere viajar en septiembre – ya hace tiempo que se intentó romper con agosto como mes de excelencia, aunque los se quedan, no hacen ni un ruido en la semana del 15 para hacer ver que el país sigue, como siempre, paralizado porque “estamos en agosto”.

¿Y a dónde van los madrileños? Pues muchos huyen a la playa de arena blanca más cercana que es la costa alicantina, pero otros eligen también Andalucía. Cádiz, con el Puerto de Santa María a la cabeza, o Málaga, con Estepona o Marbella, son destinos muy golosos.

Los madrileños se dispersan. También por el norte o se van al pueblo, ya que muchos – muchísimos – tienen las raíces bastante lejos del Km0 y del Oso y el Madroño.

Lo que sí está claro es que son los españoles que más dinero gastan en las vacaciones. No se andan con miramientos. Según un estudio de una empresa de alarmas, Madrid lidera el gasto de las vacaciones con 1.290 euros de media por persona.beach-84533_1280

Tras ella, está, cómo no, la ciudad condal, con 1.185 € por persona y después van los asturianos en tercera posición, con 1.180€. Los extremeños son los que menos gastan, 500 euros por persona y muchos, seguramente, aprovecharán la cercanía de las playas de Andalucía o Portugal, con un viaje mucho más corto que el que se emprende desde el Km0.

Página siguiente»

Auschwitz se queda en Madrid hasta el 7 de octubre

Por | 13 julio, 2018 | 0 comentarios

Hay algunos horrores de nuestra historia reciente que nos sacan las vergüenzas y que nos hacen que nos planteemos cómo el ser humano pudo ser tan rastrero, cruel, malvado y loco, y como la locura y las ideas terribles invadieron el sentir de muchas personas. Uno de esos capítulos ha sido la Segunda Guerra Mundial y sus campos de concentración, donde torturaron los nazis a millones de judíos.

Resulta tan terrorífico que cuesta asimilar que no han pasado siquiera 80 años de toda esa barbarie y, de alguna manera, para que no se olvide y se cometan los mismos errores (porque el ser humano es el único animal que tropieza hasta tres veces en la misma piedra), este momento de la historia más triste ha sido el protagonista de muchas películas y novelas.

La lista de Schindler, La Vida Es Bella, Evasión o Victoria o los libros del Diario de Ana Frank – del que se han recuperado recientemente algunas páginas – o el Niño del Pijama de Rayas, son algunos ejemplos de lo que ha quedado para que no olvidemos y aprendamos y reaprendamos.

En Madrid, también Auschwitz. Una recreación de este campo de concentración, donde fueron torturadas y asesinadas más  de 1.100.000 de personas. Esta exposición, comenzada en diciembre de 2017 y que preveía su clausura para el 16 de junio, ha decidido ampliar hasta el 7 de octubre, para seguir moviendo conciencias y desconcierto entre todos los visitantes que, a través de sus 600 objetos expuestos en 2.500 metros cuadrados, sentirán los escalofríos del horror.

“Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos”, que acoge el Centro de Exposiciones Arte Canal de Madrid y que ha sido organizada por Musealia y el Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau, ha tenido una media de visitas 1750 personas diarias y seguirá sumando hasta el 7 de octubre, porque no fue hace mucho, no sucedió muy lejos, y esperamos que nunca más se vuelva a repetir.

Página siguiente»

Madrid, Madrid, Madrid…

Por | 18 junio, 2018 | 0 comentarios

Así comenzaba uno de los chotis más famosos de la ciudad y que se puede bailar aún en la Pradera de San Isidro. Lo hacen aquellos que resisten y que quieren seguir impulsando el baile tradicional, para que se pueda seguir transmitiendo de generación en generación. De hecho, este año, se debatía sobre la importancia de que existiesen más escuelas de baile que lo enseñasen.madrid-385104_960_720

El caso es que Madrid, sus calles, sus chotis, su oferta cultural y gastronómica y de ocio y negocio, aparece en el ranking de las 25 ciudades del mundo con mayor calidad de vida. El mundo es muy grande y muy variado y que la capital aparezca en esta lista es un honor y privilegio.

Este top 25 lo ha hecho el banco alemán, el Deutsche Bank y ha medido aspectos como el clima, el sueldo medio, el precio de la vivienda, la atención sanitaria o los tiempos de desplazamiento de un sitio a otro.

Consuela pensar que el alquiler, a pesar de haber subido un 24% en el último año, está más alto en otros lugares de este ranking, comparando la media de Madrid de 993 euros frente a los 3.230 euros de Hong Kong. Otro consuelo: según dicho informe, los sueldos en Madrid han subido el último año un 10% y el cine ha bajado un 2%.

El primer puesto de esta lista codiciada en la que querrían estar todas las ciudades es para Wellington, en Nueva Zelanda. También en la clasificación de 2017 ocupaba el primer puesto. Tras ella, ciudades como Zurich, Copenhague, Edimburgo y Viena completan la lista de los primeros puestos.

Madrid está la 23 así que no hay que confiarse en que todo está bien. Mucho por hacer, mucho por mejorar y muchos chotis por bailar aún, en la Pradera y fuera de ella.

Página siguiente»